quarta-feira, 17 de maio de 2017

La soga


I

Un olvidado, porque
siempre
se olvida lo otro
En una tumba que otea
distante
En el más allá desolado

Un pedazo precioso,
de metal raro,
en mi alma caída se levanta
y se lanza al fuego eterno
De la forja infernal sale
como arma del cielo

Mas nadie quiere cargar
en su corazón de máquina
esa pesada muerte dorada,
visión dura y afilada
del yo profundo,
del sentido cósmico

En su nescencia aún presienten
que ese esfuerzo les romperá
los engranajes que la mentira engrasa
y giran contra la verdad
Y no cesan de cavar a tiempo
la fosa de la conciencia


II

Si afuera, o adentro,
lloran las tormentas,
los pinos se quejan y
el mar grita su enormidad
Eso se sabe o no,
pero no puede nombrarse

No es el uno,
ni es la nada
No es una opción,
ni una pregunta
El ser sentencia al porvenir
con respuestas incodificables

En esas se releva,
para el más acá,
la verdad oscura de la Madre,
agónica parturienta de lumbres
Por el insaciable Eros
preñada de guerras


III

Vida
y muerte
Serpiente
y cuerda
El nudo en la soga
sirve al velero o a la horca

O errancia elemental,
o ciega maldición
Mas donde hay sombra
hay también sol
A quien no quiere el tortuoso viaje
Némesis le oferta morir con erección


IV

Cuando el progreso carmesí
es una metáfora de la vacía muerte
y la poesía se ata al colorido arbitrio
de una pálida razón inerme
Urizen se duerme en el Sueño
-y lo posee, y es poseído por el

Y toda la creatividad del mundo
se re-tuerce en un delirio
imposible y harapiento
que en su antropófoba vorágine
ataca a la naturaleza salvaje
y reniega de la verdad hostil


12-05-17
Primer borrador: 17/05/17

2 comentários:

  1. Hai frases para destacar nunha poesía destacable...
    Estoy impaciente por todos os borradores...

    ResponderExcluir